Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.republicadecorrientes.com/a/25601
ABRIGARSE ES UN LUJO

El invierno 2022 llega con incrementos del 74 por ciento en ropas de marca

Con 29 % de subas durante los primeros 5 meses del año, el rubro de la vestimenta y calzados fue uno de los que más reflejaron la alta inflación. Vestirse con ropa de primera calidad puede costar casi $ 100.000. 

Crédito: Gentileza

La inflación de abril, que fue de un 6,6 por ciento según la última medición del Indec, golpeó a todos los sectores, no solo a los más vulnerables. Los artículos de consumo,  al igual que los de la canasta básica, también registran incrementos cada mes. Incluso la indumentaria, los viajes y la educación.

Vestirse con ropa de marca aparece ahora como una alternativa más complicada, incluso para quienes cuentan con un mayor poder adquisitivo. 

La indumentaria para niños sigue siendo la más cara, seguida por la femenina; en tanto que la vestimenta masculina aparece como la más accesible.

Consultadas algunas marcas reconocidas sobre cuánto gastaría una familia tipo (de 4 personas) en indumentaria completa (remera, pantalón, buzo y campera) para este invierno, informaron que un adulto varón debería contar con $ 9.628. En tanto que un conjunto femenino rondaría los $ 17.000.  Y, en el caso de niños y niñas, vestirlos costaría alrededor de $ 39.340.

En Cheeky, una de las marcas líderes para los niños, los precios varían de acuerdo con el modelo, la edad y el género. En promedio, una campera de abrigo se puede encontrar en $ 10.490, mientras que los buzos llegarían a los $ 5.990. En cuanto a calzados, los borcegos se encuentran en $ 7.590. Mientras que en la marca de un competidor directo -Mimo- el precio de las remeras térmicas no supera los $ 3.000. Los precios de las camperas varían entre $ 9.000 y $ 12.000. Las remeras simples se consiguen a $ 2.500 y un pantalón de vestir de gabardina supera los $ 4.000.

En indumentaria femenina, Yagmour ofrece un conjunto que cuesta cerca de $ 8.000. Los pantalones estilo oxford rondan los $ 6.000. Precio similar a este tienen los sweaters a $ 7.000 y las camperas casi llegan a los $ 17.000. Y un buzo simple cuesta $ 8.000. En total, una mujer adulta necesitaría para vestirse casi $ 38.000.

La marca Kevingston para los hombres ofrece camperas de abrigo a $ 24.290, mientras que las camisas superan los $ 11.000, los pantalones jogging varían entre $ 9.000 y $ 10.000.

Por lo tanto, para vestir una familia tipo de cuatro integrantes con ropa de primeras marcas, se necesitaría cerca de $ 100.000. De esta manera, vestirse en invierno, incluso en segmentos de consumidores con mayor solvencia, resulta ahora bastante más inaccesible, lo que lleva a pensar en otras posibilidades de alivio para la economía familiar y de bolsillo. 

Facilidades

Ante estos costos, muchos consumidores deciden esperar los Hot Sale para conseguir las mismas prendas pero a precios más bajos, como así también prefieren pagar un poco menos y comprarse ropa que sea intermedia o que no sea de marca. Además, suelen preferir realizar la compra en comercios que estén directamente adheridos a promociones de banco con sus tarjetas de crédito. 

Día del Padre 

Los comerciantes se entusiasman con un repunte de ventas y facturación ante la llegada de una fecha clave como lo es el Día del Padre, este próximo 19 de junio. 

En la peatonal Junín se pueden observar publicidades y descuentos que avisan la llegada de la fecha. Picadas, desayunos y hasta rebajas en camisas y ropas deportivas son algunas de las opciones para regalar a papá en su día. 

Mientras que en las casas de indumentarias masculinas apuestan por descuentos hasta un determinado tiempo, otros exhiben chombas y camisas que varían entre $ 900 0 dos por $ 1.400. En tanto que los comercios de celulares basan sus ofertas en hasta seis cuotas sin interés. 

Temas en esta nota

INFLACIÓNPRECIOS