Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.republicadecorrientes.com/a/26388
POSIBLES MEDIDAS LA SEMANA QUE VIENE

Colectivos: crisis sin fin, reclamos por subsidios y el fantasma de un nuevo paro

Vence el plazo para el sueldo y el medio aguinaldo, y las empresas vuelven a alertar sobre la imposibilidad de cumplir con estas obligaciones. Reclaman cambios a la Nación, mientras los choferes siguen en alerta. 

Crédito: Sergio Galarza

El transporte público atraviesa desde hace varios años una profunda crisis, con altibajos y momentos de calma, pero con problemas de fondo que no logran resolverse. El Estado nacional, las provincias, los municipios, empresas, choferes y usuarios conforman el complicado entramado que va desde la distribución de subsidios hasta los paros. 

Si bien los inconvenientes vienen desde hace tiempo, en los últimos meses la situación volvió a complicarse y son varios los factores que influyen para que los servicios se encuentren en una constante inestabilidad. El pago del sueldo de los trabajadores pasó a ser una complicación mes a mes, de acuerdo a lo que expresan los empresarios. 

Ahora, además del salario, se suma el pago del medio aguinaldo, cuyo plazo para el cumplimiento venció ayer, aunque rige una prórroga de acuerdo a lo que señala al respecto la ley.  La normativa establece como tope máximo el cuarto día hábil de julio para que se deposite el medio aguinaldo, tiempo que vence el miércoles que viene. De esta manera, ese mismo día, como máximo, los trabajadores deberán cobrarlo -al igual que el sueldo perteneciente a junio- y con el aumento acordado. 

Es en este punto donde asoma y se convierte en un actor principal los subsidios que otorga la Nación al transporte. La Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap) ya advirtió a través de un comunicado que no se encuentra en condiciones de afrontar las obligaciones salariales, reiterando el reclamo para que el Estado nacional libere fondos. Pero, más allá del pago eventual en esta ocasión, lo cierto es que sigue sin discutirse la redistribución de los subsidios, a pesar de que hubo una mejora recientemente.

Subsidios

El principal motivo de malestar de los empresarios es que las firmas del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) reciben fondos muy superiores, por eso la crisis se extiende a los servicios de transporte público de todo el interior del país. 

Las mismas empresas de transporte fueron esta vez las que advirtieron sobre un posible paro de colectivos en el corto plazo. Es que, con la imposibilidad de pagar los salarios y el medio aguinaldo, esperan que los trabajadores cumplan con su promesa de activar una medida de fuerza en caso de incumplimientos.

"Todavía no llegó la fecha, estamos esperando y muy atentos", expresaron ayer con cautela desde la Unión Tranviarios Automotor (UTA), mostrándose expectantes por la fecha de cobro y los plazos que siguen corriendo. De no haber una solución en los próximos días, un paro de colectivos vuelve a ser la opción que parece más probable en este contexto.

A este cuadro de situación, de por sí complejo, se sumó la escasez de gasoil que pone en jaque a los servicios y es hoy uno de los principales motivos de preocupación. Además, la calidad del servicio no deja de estar en la lupa por parte de los usuarios, con constantes quejas sobre la frecuencia. 

Temas en esta nota

TRANSPORTE