Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.republicadecorrientes.com/a/2682
ALERTA DE FRENTISTAS | CONSTANTES DIFICULTADES

Se reavivaron ayer los intentos de tomas en terrenos del barrio Pirayuí

Siete familias quisieron asentarse frente a las 500 viviendas. La Policía logró desactivar la usurpación. Vecinos aseguran que luego  venden los lotes.

Espacios. Gran parte de los predios que se encuentran alrededor de las 500 viviendas están tomados hace años. Crédito: Gentileza

Un nuevo intento de toma se dio ayer en un terreno que se encuentra frente a las 500 viviendas del Pirayuí. Allí, siete familias comenzaron a demarcar un espacio abierto que se encuentra desocupado, pero finalmente no lograron instalarse. 

En alerta por la situación, vecinos de la zona dieron aviso a la policía. Luego de eso, personal de la comisaría 20ª se acercó al lugar y persuadió a las personas que se encontraban allí a que abandonen ese sector del predio. 

Según comentaron desde la zona, las familias habitan en el mismo sector, pero en una porción del terreno algo más alejado de las viviendas. “Hace dos meses ya había pasado lo mismo y la intención es vender los lotes después”, expresaron preocupados algunos vecinos, en diálogo con República de Corrientes. 

De esta manera, un nuevo intento de toma de tierras fue desactivado por parte del personal policial a través del accionar de los vecinos de la zona, en un sector de la ciudad donde amplios predios se encuentran usurpados hace años. 

Tanto es así que las tierras linderas se encuentran ocupadas por numerosas familias, aunque dejando siempre libre el margen que da hacia las viviendas. En esta parcela, que limita con un canal de desagüe a cielo abierto, es donde se dan habitualmente los intentos, con demarcaciones de lotes que finalmente no lograron utilizar. 

Desde el área de Derechos Humanos de la Provincia señalaron que las usurpaciones son de índole judicial, mientras que ellos actúan solo en cuestiones puntuales o asentamientos de más de 20 años de antigüedad, que pueden ser urbanizados a través del plan de regularización.

Los vecinos frentistas se encuentran en constante alerta por algunas maniobras de los okupas de ese sector del Pirayuí, y buscan defender la porción de espacio verde que aún queda libre de casillas y familias asentadas.  La intervención policial es casi constante y la llegada de familias a esa parte se da de manera periódica, con la intención de instalar casillas. Además, el negocio de la compra y venta de este tipo de terrenos en las redes sociales es otro motivo de preocupación, ya que agrava las irregularidades. 

En 2013, instigados por algunos sectores políticos, ya se había dado este tipo de situaciones en la ciudad, algo que hoy vuelve a generar una fuerte preocupación en los propietarios de tierras. El alerta se hizo más fuerte en estos últimos meses por las usurpaciones que se registraron en Buenos Aires, ya que temen una réplica en Corrientes.