Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.republicadecorrientes.com/a/28233
BUSCAN ADECUAR LAS PLANTAS POTABILIZADORAS

Advierten que el Paraná seguirá por debajo de su caudal habitual

El Instituto Nacional del Agua señaló que la normalización del caudal no llegará aún y las expectativas se centran en que pueda haber un repunte durante el verano.

Crédito: Sergio Galarza

El río Paraná atraviesa una bajante histórica que lleva ya tres años y las perspectivas para el futuro cercano no son las mejores. La escasez de lluvias en las zonas de influencia hacen que el caudal se encuentre muy por debajo de lo habitual, e incluso llegando a batir varios récords desde 2019 hasta ahora. Sobre esta situación, República de Corrientes dialogó con Juan Borús, subgerente de Sistemas de Información y Alerta Hidrológico del Instituto Nacional del Agua (INA). 

Además de hacer un análisis de la situación actual, el especialista alertó sobre lo que puede pasar. "Tenemos que estar preparados para la incertidumbre", expresó

 

"No hay antecedentes de una bajante como esta en los últimos 
138 años"

JUAN BORÚS
INSTITUTO NACIONAL DEL AGUA

 

Plazos

Señalan que el proceso no será "de un día para el otro". "Al río le va a llevar tiempo volver a la normalidad", dijo. 

Lo que está prácticamente asegurado hasta el momento es que al menos hasta fin de año el Paraná seguirá con escaso caudal. Pero, de acuerdo con los análisis del INA, ya no se darían nuevos cifras récords como se alcanzó en varios momentos desde 2019 hasta ahora.

Sería recién promediando el verano; es decir, para enero el río podría comenzar a revertir su situación si es que las lluvias aumentan. Al respecto, el ingeniero explicó que "cuando los suelos están muy secos, el río no nota las precipitaciones, pero ahora están con una humedad un poco más importante y ya no actúan tanto como una "esponja", señaló. 

Con las perspectivas de que el año que viene pueda haber una creciente, desde el INA apuntan a que las plantas potabilizadoras de las ciudades ribereñas puedan realizar ajustes. 

Las empresas que brindan el servicio ya debieron adecuar sus tomas por la bajante, pero la intención es que puedan hacerlo ya pensando también en que el río puede crecer, para evitar complicaciones y garantizar el suministro para la población. 

Perspectivas

Con respecto a las perspectivas a corto plazo, el especialista dijo que "se van a sostener los niveles equidistantes entre lo normal y los caudales extremadamente bajos, así como estamos ahora". 

Ayer, de acuerdo con el registro oficial de la Prefectura Naval Argentina, el Paraná en la costa de Corrientes capital alcanzó 2,07 metros, cuando se puede decir que la normalidad sería por encima de 4 metros. 

En cuanto a la bajante actual, Borús señaló que "ya lleva tres años, fueron tres Niñas seguidas", haciendo referencia al fenómeno climático que se caracteriza por la escasez de lluvias. 

Asimismo, el profesional detalló que "por la intensidad y sobre todo por su duración, no hay antecedentes de una bajante como esta en los últimos 138 años". 

Sobre las causas, aseguran que por el momento no se puede definir con certeza a qué se deben los bajos niveles de precipitaciones. "No está claro para nada si esto se trata de una variabilidad o de consecuencias del cambio climático, seguramente se podrá saber más adelante haciendo un seguimiento de la situación". 

Temas en esta nota

RÍO PARANÁ