Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.republicadecorrientes.com/a/28419
ENERGÍA

Empresas advierten por el impacto de tarifas en los costos

Crédito: Gentileza

Las pequeñas y medianas empresas están a la espera de mayores definiciones sobre el aumento de tarifas. Para las pymes, el aumento será difícil de reabsorber por lo cual algunos productos ya presentan aumentos de hasta el 15 %. Esta semana será clave para definir cómo será el esquema para la aplicación del incremento a partir del 1 de septiembre.

Según adelantaron, las pymes van a tener el mismo incremento que el resto de los generales, depende de la distribuidora y el consumo, pero será del 20 %.

Hoy, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) se reunirá con Flavia Royón, flamante secretaria de Energía. Alfredo González, Presidente de CAME adelantó las expectativas que tienen con la reunión: "Ante tanta incertidumbre vamos a tener una reunión explicativa el día martes con la secretaria de Energía y el subsecretario donde nos van a explicar cómo va a ser el formato de la quita de subsidios que va a afectar a todas las empresas, principalmente comercios y servicios en todo el país".

Hasta el momento, las empresas recibieron distintos aumentos de la tarifa eléctrica de acuerdo a cada provincia. Según indicó el titular de la Cámara, algunas empresas recibieron aumentos del 20 %, otras del 30 % y otras del 50 %.

"El aumento de la energía siempre afecta a los costos. En el sector pyme es muy difícil, no hay capacidad para absorber", anticipó González.

Entre los problemas que más acusan a las empresas en este momento se encuentra la incertidumbre económica que impacta en la falta de referencia de precios, pero el impacto de la suba de tasas del Banco Central y la falta de insumos son las más importantes. En este marco, la energía ocupa entre un 10 % y un 15 % en la estructura de costos.

Inevitablemente, el aumento tendrá su correlato en las góndolas en momentos donde la inflación estará en torno al 90 %.

Temas en esta nota

ENERGÍAINFLACIÓNPRECIOS