Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.republicadecorrientes.com/a/29047
ENCRUCIJADAS DEL SIGLO XX

Los amantes regulares: el Mayo francés registrado en modo nouvelle vague

Crédito: Gentileza

Los amantes regulares (Les amants réguliers) es una película de 2005 ambientada en la época durante la cual se produjeron los hechos que se conocieron como el Mayo francés de 1968. Este acontecimiento que abordamos en la primera columna de Encrucijadas del siglo XX -publicada en julio del año pasado-, constituyó una serie de protestas, huelgas e incidentes protagonizados por estudiantes y obreros franceses.

Ocurrieron principalmente en el barrio Latino de París y el campus de la prestigiosa Universidad de la Sorbona. Casi en simultáneo sucedieron otros acontecimientos como los ocurridos detrás de la cortina de hierro, en Checoslovaquia, conocidos como la Primavera de Praga. 

Las juventudes que se manifestaron durante el Mayo francés marcharon por una utopía que condujera a una sociedad sin clases, más libre e igualitaria, en un contexto de crisis del estado de bienestar de fines de los 60, después de una década de prosperidad económica en el mundo occidental. La primavera del 68 tenía como contexto político y social a la Guerra Fría, pero también a su contienda más caliente: la Guerra de Vietnam. Además, ocurrieron otros sucesos como la lucha por los civil rights (derechos civiles) en EE. UU. y el surgimiento contracultural del movimiento hippie y el rock and roll. Mientras tanto, en China escalaba la violencia de la Revolución Cultural propulsada por Mao, y en Latinoamérica ocurrían otros incidentes con estudiantes y trabajadores, como los que acontecieron en México, Brasil y Argentina. 

Herbert Marcuse, uno de los filósofos críticos más influyentes en los y las protagonistas del Mayo Francés, planteaba en uno de sus trabajos más citados, El hombre unidimensional, la alienación que traía aparejada la sociedad de consumo. "Es el hombre que se ajusta al sistema, pero principalmente a sus necesidades, es decir, a las necesidades del sistema. La preocupación del hombre actual está puesta en lo que le falta al otro (sistema) y no en la necesidad que falta a sí mismo, lo que indica una constante y progresiva sensación de inutilidad. Estamos de manera indefectible sometidos a suplir las necesidades del sistema, mas no las propias, y el fin de esta serie no se observa en tanto lo percibido es lo que el sistema requiere y no lo que cada uno necesita". (1)   

Quizás por ello, mientras los jóvenes checoslovacos de la Europa del Este socialista se rebelaron contra la rigidez y la opresión del sistema político totalitario y la economía planificada del socialismo real, en la Francia capitalista de la Quinta República los jóvenes se sentían prisioneros de un sistema que les concedía un simulacro de libertades, pero solo para reproducir a lo largo del tiempo las desigualdades y limitaciones de clase. Posiblemente por ello fue impactante el encuentro de estudiantes con la clase obrera en las calles de la ciudad luz. 

La película esta filmada íntegramente en blanco y negro y dura casi tres horas; la estética por su parte posee claras reminiscencias que la emparentan con la propuesta de la nouvelle vague (nueva ola). Este movimiento de experimentación y renovación creativa del cine francés surgió en los años 50 y fue bautizado con ese nombre por la crítica especializada, especialmente la de la revista Cahiers du Cinéma (cuadernos de cine) conducida por André Bazin. La cinta está dirigida por Philippe Garrel, quien tenía 20 años cuando ocurrió el Mayo francés, por lo que fue testigo de esos acontecimientos. El protagonista, no casualmente sino seguramente, es Luis Garrel -hijo del director- que personifica en el filme a un poeta aburguesado, con poco interés por la actualidad y casi ajeno a los incidentes que se están produciendo en la metrópoli francesa. A pesar de ello, en la primera parte de la película, François Dervieux (nombre del personaje de Garrel) sale a recorrer las barricadas junto a un grupo de estudiantes que preparan la resistencia contra las cargas y palos de la represión orquestada por la gendarmería gala. Victima de una depresión y desinterés por la coyuntura que acecha, abandona el escenario perturbador y se refugia en la oscuridad de la noche para volver a una casa, donde se desarrollara el resto de la historia hasta un desenlace lúgubre, que preferimos no spoilear. 

La comunicadora española Paula López Montero resume de la siguiente manera la trama de la película: "La obra de Garrel se batalla entre el conflicto interno del poeta, quien sale a las barricadas pero que luego se encierra en su casa quebrado por la desorientación hasta su muerte. La primera media hora del filme, que nos presenta tímidamente a un grupo de estudiantes aburguesados, recupera ese intento casi documentalista propio de los cinétracts y crea un escenario filmado en la calle, en las barricadas, en los disturbios entre estudiantes y policía, en una nebulosa de cocteles molotov, coches volcados y cierta atmósfera de nocturnidad y ensoñación. Casi como si de una contienda se tratara, Garrel acerca la cámara al conflicto donde ahora el yo se diluye en la noche. El resto del filme podría decirse que ocurre simple y llanamente en una casa. En este sentido podría proponerse una lectura de Los amantes habituales a medio camino entre la calle y la cama". (2)

Esta interesante película -no apta quizás para los amantes del cine pochoclero- recrea en imágenes la anomia de una juventud acomodada, pero a la vez tensionada, por las utopías de una sociedad opulenta que se va sumergiendo sin dimensionarlo en su totalidad en la crisis, que presagia el final de los años dorados a comienzos de los críticos y violentos años 70. La historia a su vez se enmarca también en un periodo atravesado por la explosión de la revolución sexual y el nihilismo, formas de resistencia ante las amenazas que provoca la intimidación de un sistema que excluye, pero que al mismo tiempo incentiva a un consumismo desenfrenado, en clave focaultiana. Una estampa de los comienzos de lo que muchos denominaran como el posmodernismo, y que llevará posteriormente la marca de una corriente intelectual que fue el inicio del final de los grandes relatos de la modernidad como los de la ilusión de desarrollo y evolución constante del género humano. 

1. bit.ly/3S6wNlj
2. bit.ly/3Lk7nP8

Temas en esta nota

HISTORIA