Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.republicadecorrientes.com/a/29302
ROSH HASHANÁ

La comunidad judía inicia "un tiempo de valientes" con el 5783

Desde la tarde del domingo hasta la salida de la primera estrella el lunes, los judíos de todo el mundo reciben un nuevo año, en una fecha de reflexión y esperanza. 

Crédito: Amelia Presman

Para el calendario hebreo se transitan los Iamim Noraim, días para encontrarse, celebrar y también reflexionar ante el inicio de un nuevo año: el 5783.

Esta vez, en el calendario gregoriano -que es el que se utiliza de manera oficial en todo el mundo- la fecha coincide este año con el atardecer del domingo, cuando se inicie la celebración de Rosh Hashaná (cabeza de año), un festejo que se extenderá hasta el atardecer del lunes.

Con el fin de las restricciones sociales que supuso la pandemia, en esta ocasión en la comunidad judía de Corrientes -así como en el resto del mundo- el Rosh Hashaná permitirá volver a reunirse en comunidad, organizar cenas y compartir tanto la liturgia religiosa y la vida espiritual, como la social y familiar.

Lo tradicional es saludar a los integrantes de la comunidad judía con la frase "Shaná tová, umetuká" (feliz año, dulce).  Incluso las cenas familiares -que se realizarán tanto la primera como la segunda noche de la festividad- incluyen una variedad de alimentos dulces, siendo la manzana con miel la más representativa de ese deseo.  

Antes de la fecha, el rabino Marcelo Wajcer explicó que, como cada Rosh Hashaná, se viven días previos de preparación que llaman a reflexionar tanto sobre el pasado como sobre el futuro.

Un tiempo para valientes

"Estamos por comenzar un nuevo año en el calendario hebreo, el 5783. La tradición cuenta que en este día fue creado el hombre y que, cada año, la energía espiritual que desciende sobre nosotros y sobre el mundo nos posibilita alcanzar toda una conciencia de completa renovación", expresó el rabino Wajcer en diálogo con República de Corrientes. 

"Podemos nacer de nuevo. Eso se trata de un día para valientes, porque valiente es quien se anima a observar a los ojos su propia realidad y aceptar que los únicos cambios esenciales son propios e individuales", apuntó. 

"Si uno logra estar bien con uno mismo, recién entonces podrá establecer un vínculo sano con el prójimo. Y para eso tenemos que renunciar a toda la carga que llevamos sobre los hombros. Si hoy no lo pudiste hacer, no significa que no podrías hacerlo en un nuevo año que está por comenzar", explicó. 

"En cambio, cuando el pasado intenta prevalecer sobre nuestras decisiones, nos enferma, nos condiciona. Mientras que esa posibilidad que la tradición judía propone como ‘nacer de nuevo’, nos invita a volar hacia un futuro diferente", destacó.

En ese sentido,el rabino opinó que "sería bueno no escuchar esas voces que dicen ‘ya es tarde’ o ‘cometerás los mismos errores’. La idea es abandonar los grises y a ‘los podría ser peor’. Ser valientes significa también, por única vez, animarte a suponer que el mundo que uno es capaz de crear depende únicamente de cada uno", sostuvo.

"Y si dejamos lo que nos enferma y elegimos los que nos cura, nos entusiasma, este será seguramente vital, intenso y todo lo bueno que nos espera podrá tener cabida en nuestra vida", aseguró. "Para eso tenemos que animarnos y darnos una nueva oportunidad. Nacer de nuevo, de un modo elegido, voluntario", indicó.

"Resulta obvio que se puede hacer, que nos sobran fuerzas para lograrlo. Por eso, mi deseo para este nuevo año, para nuestra provincia y nuestra querida Argentina es que este Rosh Hashaná 5783 que vamos a comenzar lo podamos transitar con objetivos creativos, para que seamos recordados e inscriptos en el Libro de la Vida", cerró el rabino.

Con Rosh Hashaná se transitan así lo que la religión judía llama las Altas Fiestas, que concluyen en 10 días con la conmemoración del Iom Kipur (Día del Perdón), una festividad que llama al ayuno, la oración y la reconciliación antes de ser "inscriptos por Dios en el Libro de la Vida para un nuevo año". 

Temas en esta nota

RELIGIÓN