Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.republicadecorrientes.com/a/29553
EN LOS ÚLTIMOS TRES MESES

La venta ambulante se desplomó y los costos para stockearse subieron un 100 %

Aseguran que solo venden durante los 10 días posteriores a la fecha de cobro de la administración pública. Además, tienen serias complicaciones para abastecerse. 

Crédito: Sergio Galarza

La crisis económica en general y especialmente la inflación afectan a todos los sectores desde hace tiempo, con un notable agravamiento en los últimos meses. Aunque muchas veces el impacto se mide teniendo en cuenta a las grandes industrias, lo cierto es que la venta al menudeo y el comercio callejero es también un actor importante en este contexto de preocupación e incertidumbre. 

República de Corrientes recorrió ayer la peatonal Junín y dialogó con la mayoría de los vendedores ambulantes, muchos de los cuales coincidieron en pintar un panorama para nada alentador y complicaciones que se hacen cada vez más importantes. 

Uno de los principales puntos en común es la baja demanda que se mantiene desde hace, al menos, tres meses. Además, con una particularidad: coinciden en que venden sus productos por un lapso de 10 o 15 días como máximo, mientras que el resto del mes el movimiento es prácticamente nulo. Esto hace que algunos decidan buscar otras alternativas para generar ingresos mientras la actividad comercial se encuentra estancada. 

Rebusque

La venta ambulante fue siempre una alternativa para capear las crisis, y con un índice de pobreza a nivel nacional que alcanza al 36,5 % de las personas, la actividad pasó a ser incluso un extra para los que tienen algún trabajo formal pero escasos ingresos. 

Los comerciantes mostraron ayer su preocupación  y también cierta resignación en algunos casos. "Se vende algo durante 10 días, contando desde que cobra la administración pública, pero después del 15 de cada vez está más complicado", señaló uno de los vendedores que tiene su puesto en el área de la plaza Vera. 

Varios otros coincidieron en este sentido, señalando que la fecha pago de la Provincia genera un repunte, pero que desinfla rápidamente "Mucha gente pregunta precios, pero no compra", agregaron. 

Julio, el mes del quiebre

Si bien el inicio de la pandemia es señalado como el comienzo de esta crisis, lo cierto es que los comerciantes callejeros dicen que en los últimos tres meses la situación empeoró notoriamente. 

"Desde que subió mucho el dólar todo se empezó a complicar", dijo una mujer, en diálogo con este medio. 

Para graficar esta situación, otra vendedora contó: "Traje mochilas con motivos infantiles para el Día del Niño, algo que siempre vendí muy bien", dijo mientras señalaba los productos colgados en su puesto. "No vendí y en mi casa tengo más", se lamentó la comerciante. 

Algunos vendedores de juguetes plantearon la misma situación, armaron un stock más amplio de lo habitual para agosto teniendo en cuenta el Día del Niño, pero las ventas no llegaron a despegar y hubo una demanda moderada. 

Costos

Los costos para armar su stock de mercadería crecieron de manera llamativa en los últimos meses, factor que también influye y que explica, al menos en parte, la merma que hubo en la demanda. 

Los incrementos fueron importantes tanto para los que compran a revendedores como para los que viajan a Buenos Aires o Paraguay para comprar al por mayor. 

"Las cosas subieron un 100%. Eso hace que sea muy complicado vender y al mismo tiempo se dificulta poder reponer la mercadería", dijo uno de los vendedores ambulantes. 

"Todo aumentó al doble, yo vendía los manteles a $ 1.300 y ahora a $ 2.500", señaló otro vendedor de la peatonal. 

Temas en esta nota

INFLACIÓN