Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.republicadecorrientes.com/a/29601
TRADICIÓN

La ciudad celebra el Karaí Octubre

Según se sabe, esta fecha, es el día en que el duende Karaí visita los hogares para comprobar la precaución de las familias para sobrellevar octubre, el mes más difícil del año para la tradición originaria. Aquellos que pasen la prueba, recibirán la bendición de la espiga dorada, y los que fallen, tendrán miseria el resto del año.

Con el objetivo de ahuyentar al Karaí y atraer la abundancia, la Municipalidad de Corrientes dispuso tres lugares para conmemorar el 1 de octubre.

Desde las 11, en Casa Molinas, Pellegrini 937; Centro Cultural Adolfo Mors, Pellegrini 542, y Casa del Bicentenario, entre avenida Alfonsín y Caracas, vecinos y turistas podrán ingresar para disfrutar de comidas y música típicas.

La leyenda

Dicen que el Karaí, es parecido al Pombero, es como un viejito petizo, fortachón y con la panza cubierta de pelos. Tiene también mucha barba y un sombrero enorme, muy feo.

Se lo conoce como el señor de la miseria, porque sale todos los 1º de octubre a recorrer las casas y ver quienes tiene suficiente comida. Va mirando si la gente sembró y trabajó durante el año y supo guardar para los meses en que no hay cosecha. Ese día al pasar por las casas debe ver que hay suficiente comida y convidar a los vecinos.

A quienes no cuidaron los castiga con miseria hasta fin de año y a los que tienen para convidar los premia con abundancias. Es por esto que los paisanos recibían el mes de octubre con un delicioso y suculento guiso, similar a un locro, con la intención de conjurarlo, ya que este duende no se queda en los lugares donde hay abundancia.

 Según la tradición, octubre es el mes en que escasean los alimentos: la mandioca, el maíz y otros productos vegetales son más difíciles de conseguir en el campo. Por eso, el día 1 se come puchero con locro, poroto, arroz y verduras en abundancia, el muy famoso "karaku jopará" (huesos de vaca mezclado con todo). Así con la panza llena se tiene la escapatoria para no hacer esfuerzos después de almuerzo. Esto asegurará la abundancia en la cocina durante todo el año.

Karaí es un festejo guaraní que se remonta mucho antes de la llegada de los españoles a América, cuando en la época en que florecían los lapachos los guaraníes notaban que aflojaban sus reservas de alimento, ya que no había frutos que recoger en el monte y los animales estaban muy flacos por la salida del invierno, y la agricultura que hacían (maíz, mandioca, batata) recién se sembraba a partir de ese mes. En fin, lo único que había por doquier era miseria.

Temas en esta nota

KARAÍ OCTUBRETRADICIÓN