Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.republicadecorrientes.com/a/29729
RELIGIÓN | DÍA DEL PERDÓN

Día de ayuno y oración para la comunidad judía por el Iom Kipur

Se trata del día más sagrado del año, que expresa una conexión espiritual especial para redimir acciones equivocadas y comenzar un nuevo ciclo "inscriptos en el libro de la vida". Durante la jornada también se recuerda a familiares fallecidos. 

Crédito: Gentileza

Tras haber comenzado hace solo diez días el año 5783, quienes profesan la fe judía alrededor del mundo transitan hoy la jornada más sagrada del calendario: el Iom Kipur o Día del Perdón. Desde ayer por la tarde, al salir la primera estrella, se completan 10 días dedicados a una profunda reflexión y examen de conciencia, iniciados en Rosh Hashaná (año nuevo).

En Corrientes, tanto la comunidad congregada en la Asociación Israelita Latina como aquellos que concurren a la Sociedad Cultural Israelita Scholem Aleijem compartirán el día en plegaria, en busca de "perdón por las faltas cometidas". 

"Este es para nosotros el día más sagrado del año, cuando buscamos recibir el perdón por los errores cometidos para poder recibir el perdón divino", explicó el rabino Marcelo Wajcer. 

Recordó que se trata de una jornada de introspección en la que, mediante el ayuno, se busca concentrarse en los aspectos espirituales dejando de lado lo material.   

En Iom Kipur se pide perdón por lo malo y a la vez se renueva el compromiso, para el nuevo año, de tratar de ser capaz de sostener lo que uno se ha propuesto y lograr la coherencia entre decir y hacer.

"Tenemos dos tipos de perdón: el perdón para con aquellas cosas rituales y el perdón para con los seres humanos, que son dos categorías diferenciadas. Las acciones que hemos tenido erradas en relación con Dios, automáticamente, en el Día del Perdón, las perdona, las condona. Sin embargo, aquellos errores que hemos cometido para con nuestros semejantes, nosotros somos quienes debemos ir a solicitar ese perdón", describió.

Las leyes de Iom Kipur señalan que el hombre debe abstenerse de sus necesidades básicas para alejarse de las cosas materiales y concentrarse en lo espiritual. Se espera así que cada miembro de la comunidad pueda desligarse de su vida cotidiana y desviar todas sus fuerzas para su purificación, pensar y reflexionar sobre las faltas cometidas.

El nivel de solemnidad pública en Iom Kipur sobrepasa el de cualquier otra festividad, incluyendo Rosh Hashaná.

Iom Kipur se inaugura al anochecer con la oración en la sinagoga y frente a los rollos de la Torá (la ley) del Kol Nidré, que significa "todas nuestras promesas", con lo que se anulan las promesas incumplidas.

Hasta la aparición de la primera estrella del miércoles 5, la comunidad judía se reúne a pedir perdón y a reflexionar en profundidad. Para ello, se cumple un estricto ayuno y se hace un análisis de lo realizado durante el año que pasó antes del Rosh Hashaná, para que, luego de la purificación, uno pueda ser anotado en el Libro de la Vida. 

También está prohibido calzar zapatos de cuero, untarse el cuerpo con cremas, bañarse y tener relaciones íntimas. El rezo más sagrado de esta jornada es el Neliá, que tendrá lugar hoy por la noche.  

Al finalizar la conmemoración, se escucha el sonido del shofar, un instrumento de viento que se confecciona con el cuerno de un animal considerado "puro y limpio" (kosher) como el carnero, la cabra, el antílope o la gacela (nunca de vaca o toro), que marca el final del período de ayuno. 

Temas en esta nota

RELIGIÓN